menu

La Leyenda del Algodón Es un espectáculo de danza y multimedia en donde el movimiento y la imagen van de la mano. Esta Leyenda de origen Toba (Qom), es una metáfora que nos remite a la necesidad de unión y aceptación,en donde las diferencias se transforman en un aporte indispensable para la construcción de un todo. La combinación de de movimientos e imágenes construye una estética particular, la atención no está puesta en las destrezas individuales sino en la totalidad de la obra, ampliando la capacidad sensorial del espectador,introduciéndolo en el misterio de lo desconocido.
Cuenta la leyenda que los indígenas vivían en armonía con la naturaleza, obsequiando sus atributos a “El Bien”. “El Mal” enfurecido, envió al “Invierno” para oscurecer el sol y paralizar a los indígenas. Fue entonces cuando “El Bien” reunió a cuatro embajadores y tomó de cada uno de ellos un atributo,convirtiéndolos en la flor del algodón. De la flor del patito tomó su calor, del picaflor, su vuelo, de la viudita, la blancura y, por último,del palo borracho creó el capullo. Con el paso del tiempo, despejado el cielo de nubes, la flor del algodón llega a la tierra y se abre,mientras las semillas vuelan y vuelan al son de los tambores , creando nuevos algodonales hasta que todo el territorio se cubre de blanco. Son muchas las manos que lo recogen con el corazón henchido de esperanza y alegría. Cuentan que entonces que después de la cosecha, los indígenas convirtieron la hebra suave del algodón en níveas túnicas que cubrieron sus cuerpos dándoles calor en el invierno. Colérico ante su derrota, “El Mal” se convirtió en la “Lagarta Rosada”, plaga del algodón.